viernes, 2 de agosto de 2013

I Want Your Love

¿En base a qué escala de valores puede usted afirmar que las matemáticas son más apasionantes hoy que la literatura? Conozco novelas que se escriben hoy en Francia, Portugal, Inglaterra, Estados Unidos, que me parecen lo más exquisito de la literatura (aunque no sean aún conocidas), y que valen a mi parecer todos los Joyce, Kafka, Proust de mañana. Y cuando usted escribe en uno de sus libros la frase de Valéry, «la esperanza es la resistencia  del ser ante las previsiones de su mente», me digo que haría falta que George Steiner tuviera un poco de esperanza para resistir ante las previsiones de su mente.

Nada le impide a su pasión -que es también la mía en calidad de crítico literario principal de The New Yorker desde hace veintisiete años (es mi oficio)- intentar leer todas esas novelas con la mayor de las alegrías, y de hablar de ellas. Usted no vive en un medio de alta ciencia. Yo sí, ahí paso mi vida, en Cambridge. Nombraré tres problemas que en este momento son temas de discusión diríase que noche y día (exagero): la creación artificial de la vida, los agujeros negros (que son los límites del universo) según la teoría de Hawking y Penrose, y Crick (que descubrió el ADN con Watson) que dice: el ego cartesiano, la conciencia, es una neuroquímica que muy pronto conoceremos. Comparadas con esto, no me guarde rigor, las novelas más extraordinarias y finas me parecen prehistóricas.

GEORGE STEINER  en diálogo con Antoine Spire. La barbarie de la ignorancia. Traducido del francés por Mario Muchnik. 1998 by Éditions Le Bord de L'Eau. 1999 by el Taller de Mario Muchnik.

No hay comentarios: