domingo, 28 de julio de 2013

Cloudy Day

El juez de Oklahoma

En una ocasión, solo en una ocasión, había perdido la compostura de esfinge, esa presencia inmutable que paralizaba a tantos defensores y que solamente algún díscolo, muy por lo bajo, parodiaba, eso sí, bien lejos del Palacio de Justicia, recordando aquel monumental desliz: «Se abre la sesión. ¡Que pase el culpable!».[...]
MANUEL RIVAS. Los libros arden mal. (Os libros arden mal. Traducción Dolores Vilavedra). Santillana Ediciones Generales, S. L. (2006)


 

J. J. Cale & Leon Russell at the Paradise Studios, LA 1979.

No hay comentarios: