viernes, 13 de enero de 2012

Cinefilia






-Dragón -repitieron todos en coro desigual. La liebre cogida por los ijares chillaba cuando el galgo verdugo se la llevó a su dueño. Márquez el majo se bajó del caballo, cogió la liebre por las patas traseras con  la mano izquierda y con la derecha de perfil le dio un golpe entre las dos orejas. La liebre quedó callada y con los los ojos abiertos. El primero en llegar adonde estaba él fue Don Pedro el Caballero. Casi al mismo tiempo llegó la señorita Barbarroja, que estuvo a punto de caerse al parar, no se supo cómo, la carrera desbocada de su alazán.
Cuando Márquez, después de enseñársela, estaba colgando pieza en la montura de la señorita, pasó Andrés, que no pudo detenerse hasta un poco más lejos.
CORPUS BARGA. Los pasos contados - 4. Los galgos verdugos. Editorial Bruguera S. A. (1986).

No hay comentarios: